¿Tiene mi hijo/a TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (o TDAH por sus siglas) se define como un trastorno del neurodesarrollo originado en la infancia y cuyos síntomas principales son el déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.

 

¿Qué frecuencia tiene?

Se estima que en España el TDAH afecta a un 3-7% de niños en edad escolar, siendo algo más frecuente en niños que en niñas. Se calcula que afecta al 2,5% de los adultos. En el origen de este trastorno influyen varios factores, con un peso importante de los factores genéticos y ambientales.

¿Cómo se manifiesta?

  • Los síntomas de déficit de atención pueden manifestarse en la infancia como dificultad para mantener la atención de forma mantenida, cometer errores por descuidos, distracciones frecuentes, dificultad para organizar tareas, no terminar tareas o deberes, olvidos frecuentes, no parecer escuchar cuando se le habla directamente, evitar o rechazar realizar tareas que supongan un esfuerzo, etc…
  • Los síntomas de hiperactividad e impulsividad pueden manifestarse como moverse de forma excesiva en situaciones inadecuadas, necesidad de movimiento de manos y pies cuando está sentado, levantarse a menudo de la silla, dificultad para relajarse o practicar juegos donde deba permanecer quieto, actuar como si “lo impulsara un motor”, hablar excesivamente,
    contestar o actuar antes de que se terminen de formular las preguntas, dificultad para esperar los turnos en el juego, interrumpir conversaciones, etc…

SÍNTOMAS AUSENTES EN ALGUNAS ACTIVIDADES

Los síntomas del TDAH pueden ser mínimos o incluso estar ausentes cuando reciben recompensas frecuentes por comportamientos apropiados, están bajo supervisión, ante actividades especialmente interesantes para ellos (como jugar a videojuegos, pantallas electrónicas…), etc…

SI SOSPECHA SOBRE LAS DIFICULTADES...

NO importa lo “pronto” que sea, debido a las investigaciones sobre la plasticidad neuronal, es mejor detectar los problemas en la edad temprana para poder resolver o aminorar los síntomas en el futuro. De esta manera un diagnóstico precoz con una intervención eficaz marcará la diferencia en el pronóstico y en la funcionalidad de la vida diaria. 

¿Tienes dudas sobre si tu hijo/a pueda padecer TDAH?

De un tiempo hacia esta parte se está hablando mucho sobre este trastorno, y aunque es importante el diagnóstico, a veces hacemos un abuso del mismo. Por ello, se recomienda una evaluación mucho más amplia que un cuestionario administrado a los padres y profesores. Las evaluaciones deben aportar información sobre todas las áreas del desarrollo, sensorial, motora, del lenguaje, cognitiva o comportamental.

No obstante, pueden realizar el siguiente cuestionario para obtener un primer acercamiento sobre si su hijo/a puede tener ciertas dificultades (de atención, de impulsividad, de movimiento, o sendas).

Las siguientes afirmaciones nos ayudan a sopesar si hay un problema, a sí mismo, si usted, como familiar, tiene dudas (incluso dando negativo en el cuestionario),  coménteselo a un equipo de profesionales especializado en desarrollo.

Para poder responder a esta pregunta, es necesario atender cuidadosamente a la conducta del niño/a. 

 

Preguntas sobre déficit de atención

  • A menudo no presta atención suficiente a los detalles y comete errores por descuido tanto en las tareas escolares como en otras actividades.
  • A menudo tiene dificultad para mantener la atención en las tares.
  • A menudo tiene dificultad para organizar tareas o actividades.
  • A menudo evita tareas que le requieren esfuerzo mental.
  • A menudo no sigue las instrucciones que se le indican.
  • A menudo parece no escuchar cuando se le habla.
  • A menudo pierde cosas necesarias para las tareas (lápices, libros, ejercicios escolares, agenda…).
  • A menudo es descuidado y olvidadizo en las actividades diarias (lavarse los dientes, vestirse, recoger sus cosas).
  • A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • A menudo tiene dificultad para prestar atención a dos estímulos distintos (por ejemplo, leer lo que está en la pizarra y escribirlo en el cuaderno).

Preguntas sobre  Hiperactividad

  • A menudo mueve en exceso manos y pies y se retuerce en el asiento.
  • A menudo le cuesta quedarse sentado cuando lo debe hacer.
  • A menudo corre o trepa en situaciones inapropiadas.
  • A menudo le es difícil jugar o participar en actividades de forma tranquila.
  • A menudo «está en marcha» y suele actuar como si tuviera un motor.
  • A menudo habla en exceso.
  • A menudo expresa las emociones con mayor intensidad.
  • A menudo va de un lado a otro sin motivo aparente.
  • A menudo le cuesta esperar su turno.

Preguntas sobre  Impulsividad

  • A menudo actúa sin pensar.
  • A menudo habla en momentos poco oportunos o responde precipitadamente a preguntas que todavía no se han acabado de formular.
  • A menudo interrumpe a los demás o se entromete en sus asuntos.
  • A menudo interrumpe en juegos y explicaciones.
  • A menudo es poco previsor y olvida planificar.
  • A menudo se muestra impaciente y tiene dificultad para aplazar una gratificación.
  • A menudo pierde con facilidad la paciencia.
  • A menudo tiene mal humor o irritabilidad.
  • A menudo no sabe perder y se pelea por cualquier cosa.
  • A menudo destroza sus propias cosas y las de otros.

 

Si después de leer estas afirmaciones, su hijo/a se refleja en la mayoría ítems de algún bloque (inatento, hiperactivo, o impulsivo) o en varios, es el primer paso para poder acudir a un profesional y estudiar más a fondo las dificultades y el posible diagnóstico.

¿Necesita más información? Nuestro equipo multidisciplinar cualificado, está a su disposición para responder a sus dudas.

Llame al 926 81 63 70 o escríbanos a info@cdicr.es

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *